VIII. Computación para la Ingeniería Química

|
Llovía torrencialmente. El viento movía las copas de los arboles en un vaivén incesante. Los autos salpicaban a los distraídos peatones en un cruce del sur de la ciudad. Pero adentro, adentro era primavera. Adentro era un día soleado, un hermoso día, de esos que te alegran y te hacen afirmar "que bueno que estoy vivo". Afuera habia gente robando, gente sin nada, gente con mas de lo debido, gente corrupta. Adentro, adentro todo era paz, era una armonía perfecta. No había colores, no habia creencias, no habia problemas. Afuera había que matar para no morir. Adentro se percibia un perfume precioso, como ese olor de las rosas que aun tienen el rocío en sus pétalos.
Y esque eso me pasa al mirarte a los ojos. Todo cambia adentro de mi. A pesar de la lluvia ácida y el descongelamiento de los polos, verte me hace sentir feliz, me hace sentir vivo, entre tantos problemas e injusticias, eres como un bote salvavidas que evita mi naufragio en este mar porquerías que simplemente no queremos ver.
Gracias. No te agradezco que me tomes de la mano (porque no lo has hecho); tampoco te agradezco que me digas que me quieres mucho (porque tampoco lo has hecho). Pero te agradezco que me mires, que me platiques, que escuches mis canciones, que me dejes compartir un poco de tu vida. Mil gracias.

VII. ¿Cuántas?

|
¿Cúantas son las posibilidades de que haya leído mi blog? Dudo que si quiera sepa de su existencia. No se que pasó, no se si el destino me esta jugando una mala pasada, no se si es una extraña coincidencia, pero hoy la vi sin maquillaje. Hoy la vi sin maquillaje y corroboré lo perfecta que es. Hasta hace poco trataba de entender que pasaba, y pensaba mucho las cosas. Creo que en estos casos pensar de mas no es la opción. Dejaré que todo fluya, y si ceteris paribus, puede que algún dia algo pase. Asi sea pues.

VI. Aburrido y pensativo

|
Antes de presentar mi taller de orgánica queria sacar un poco de estrés. Estrés por renunciar en parte a la cosa en la que creías, pero convencido de que lo haces para mejorar esa causa. Por eso mismo, para que mi mente viajara decidí pensar en eso que me suele quitar el sueño y que la mayor parte del tiempo me pone de buenas, y descubrí que por alguna extraña razón, las prefiero sin maquillaje. Con maquillaje se ven bastante bien, pero... no se. Prefiero la cara lavada, fresca como mañana de primavera. Quizá es porque muy pocas logran verse bien sin maquillaje. Y repito, no es que tenga algo contra el maquillaje, pero precisamente eso es lo que no me gusta, las cosas maquilladas.