20070712

2. Somebody to love

Para Sergio, haber conocido a Sofía, escribirle 3 canciones, soñar durante 7 dias seguidos con ella, y emborracharse 2 fines de semana pensando en que no la volvería a ver, fue solo cuestión de un instante.

Sofía mientras tanto seguía en su trabajo. Habia tomado un receso en la escuela y trabajaba en una librería en la avenida principal de Banania. El dia que esto paso se cumplian 15 años del que el Dr. Pérez-Osorio habia tomado "legítimamente" el poder del país iniciando su revolución. Todos los 21 de enero son fiesta nacional recordando dicho magno evento.

Los colores de la bandera adornaban las calles principales, mas en Banania, "cuna" del listazulismo. Desfilaban por la Av. Libertador los tanques, carros de guerra y soldados rindiendo homenaje y renovando su compromiso con el Doctor. Como cualquier día feriado, no hubo clases ni actividades laborales. Mientras muchos seguidores del Frente Liberal Estatista Lista Azul seguían con bríos este desfile, muchos estudiantes atrasados "pro democracia" se reunian en un parque al sur de la ciudad. Obviamente no se presentarían en el desfile porque saben que las fuerzas listazulistas no se tocan el corazón, mas tratándose de estudiantes rebeledes.

Sergio creía en el listazulismo, creía que volver a la democracia era retroceder abruptamente y sin embargo, casi todos sus amigos creían en el "poder del pueblo". A Sofía no le interesaba la política, y cuando no tenia trabajo en la libreria tomaba cualquier libro con una portada llamativa y lo leía. Tenía 3 meses ahi y ya había leído 8 libros. Definitivamente no tenía mucho trabajo en la libreria.

Un lugar ahora poco visitado en Banania es la Plaza de los Caudillos, sitio que representaba la independencia del país de los europeos hacía ya algunos siglos. Durante mucho tiempo Caudillos fue un lugar visitado por mucha gente, en cada ocasión especial; pero con el listazulismo poco a poco se ha olvidado esa plaza y la gente ahora va a la Plaza Pedro Garcete, en honor al líder natural y creador del listazulismo hace mas de 25 años.

16:26. Sergio habia ido a comer un delicioso Combo 7 del Cluckin' Bell que estaba a dos cuadras de ahi. Era de unos de esos dias en los que no queria estar en su casa, ni en la escuela, ni despierto, ni dormido. Fue a pensar, y le gustaba mucho Caudillos. Sentado en su banca, veía a unos enamorados pasar, alguna pareja discutir, unos niños jugando a la pelota y algunos skatitos practicando sus trucos en el kiosko.

Sofía se habia levantado tarde, comió con doña Lencha como todos los días, arreglo su ropa y tomo un ruta 2. Se bajó en la esquina de Abyecto Regimiento con Anastacio Ponce. Caminó dos cuadras y llegó a Caudillos. Llevaba un libro, escrita por una famosa escritora bávara del Siglo XVII, Gúndula von von Lichtenkraut, famosa por sus sonetos románticos, sus novelas pasionales y sus dotes con el violín.

Sergio miraba hacia el horizonte. Pretendia ver algo pero en realidad no veía nada. Despues de 10 minutos de leer y sin sus lentes, Sofía bajó por un momento el libro y vio que alguien la veía. Era el tipo aquel con el que había quedado encerrado en el elevador. Cuando se percató que la estaba viendo le sonrió. Le sorprendió que el muchacho se quedara viendola (según ella). No fue hasta que lo saludo con la mano que Sergio reaccionó, y cayó en cuenta que ella era Sofía, la mujer con la que habia soñado 7 dias seguidos, le habia compuesto tres canciones, la causante de dos borracheras.

Se incorporó, y se caminó hacia a ella, lentamente. Pasaban tantas cosas por su cabeza en ese momento que no podría enumerarlas todas. ¿Desde a que hora esta ahi? ¿Me estará siguiendo? ¿Pensará que soy un stalker y la sigo? ¿Estoy peniado? ¿Todavía tengo aliento a aros de cebolla? ¿La saludo de beso o de lejitos? ¿Me quedo con ella y nomás la saludo y me voy? ¿Pensará que soy raro?

Todas sus dudas se acabaron cuando hablo ella.

-Hey que milagro! ¿Ya no te has quedado atorado en elevadores?
-Jajaja ya mejor uso las escaleras... ¿Cómo estas?
-¿Bien y tu? ¿Disfrutando del dia libre?
-Sii... ya me hacía falta

El que Sofía diera pie a la plática y fuera tan amable fue mejor que un gatorade en tu buró despues de una noche de copas. Eran las 16:38 cuando comenzó la plática. El verano austral les permitió platicar con luz del día hasta pasadas las 9 de la noche. No se de que pudieron platicar tanto tiempo. Creo que jamás había Sergio tenido una conversación tan larga y tan amena. Casi 5 horas sentados, no se pararon ni para estirar las piernas. Si cambiaron de posiciones, subian y bajaban las piernas, pero no querian irse de ahi. Algo habia en el ambiente. De repente, a las 21:30, cuando el sol se ocultaba tras la montaña de San Cristobal, los fuegos artificiales comenzaron a verse a lo lejos. Eran el marco perfecto para la "cita" perfecta.

Ahora, para Sergio, todos los 21 de enero los recordaría, por siempre. No nadamás por el triunfo del listazulismo, sino porque ese día, al fin, vio a los ojos al amor. Sofía, como el 90% de las mujeres, muchisimo mas precavidas en las andanzas del amor, habia descubierto a un chavo interesante, buena onda y no muy tonto con el que sabía que podia tener una relación amistosa y despues, el tiempo lo diría. No me atrevería a decir que a Sofía le gustaba Sergio, pero puedo apostar mi riñón izquierdo a que a Sergio le encantaba Sofía. Y no nadamás por su sonrisa, sino porque ella es una mujer como pocas, es inteligente. Es inteligente y decidida. Es inteligente, decidida y hermosa. Más no puede pedir Sergio. Bueno, si, si puede pedir mas; que esa mujer inteligente, decidida y hermosa sienta por el lo mismo que el comienza a sentir por ella.

Yo se que Sergio esta enamorado de Sofía; pero Sergio no quiere emocionarse. Sabe que ya se ha desilusionado muchas veces antes por andar de precipitado, por andar viendo espejismos. Ahora, aunque sabia que ella era una chava tal cual el la esperaba, queria ser mas prudente. Sabía que le caía bien, pero no quería correr, o como diría mi abuelita, no queria dar paso sin huarache. Poco a poco, conociéndola, platicando, es como se iría enamorando cada vez mas y mas de Sofia.

Despues de intercambiar sus números de celular, Sergio la acompaño a tomar su ruta 2 de regreso a su casa. A Sofía le cayó muy bien Sergio, pero no tanto como para que la llevara a su casa. Sergio no quiso insistir de mas y solo la acompaño al paradero. El tomó un taxi.

Ah ahora no expliqué la canción. Queen, somebody to love. Asi es Sergio se sentía. La canción dice exactamente el sentir de Sergio. Necesitaba alguien con quien compartir momentos, historias, su vida. Sofía tambien lo necesitaba, pero esa necesidad aun no estaba en la base de su piramide de Maslow; no asi en la de Sergio.