20140711

Tiempo

Tiempo para olvidar, tiempo para recordar. Tiempo para vivir, tiempo para actuar. Tiempo para dudar, tiempo para pensar. 

El tiempo no es lo mismo para ti que para mí. Estamos en tiempos distintos, en momentos distintos, en lugares distintos. No me duele no estar en el mismo lugar que tú tanto como me duele el no estar los dos en el mismo tiempo.

No es personal, pero no me gusta decir las cosas dos veces. No por orgulloso, sino por respetuoso. Si cuando pregunté la primera vez no te pude convencer, no lo voy lograr hacer una segunda o una tercera. Un "no" para mi es simplemente un "no" y lo respeto. 

La gran ventaja que tiene el tiempo es que es nuestro. Es tuyo, es mío. Lo puedes modificar, lo puedes revivir, lo puedes detener, lo puedes adelantar. Lo puedes olvidar.

Tiempo. Quisiera tener el mismo tiempo que tú, pero no. No me puedo atrasar más y tú no lo quieres adelantar. Esto se termina no por ti, no por mí, sino por nuestra negativa de ajustar nuestros tiempos. 

Quizá en unos años volteemos y veamos que nada pasó, que fue la mejor decisión; o quizá veamos que realmente debimos de habernos ajustado a lo que soñé pero que no quieres vivir. 

Tendrás tiempo para meditarlo, tiempo para (como dijera José José) ver si me quieres o me olvidas. Yo, yo ya no tengo tiempo para esperar.

Gracias.