Junio 24

|
¿magia?
no creía en ella.

¿destino?
en él si creo.

¿casualidad?
vaya que creo en las casualidades...

el primer homo erectus "X", cuando tomó una rama y la encendió, después de que un rayo pusiera en llamas a un árbol, sintió algo. cuando a Newton le cayó la manzana sobre la cabeza (según la historia tradicional), sintió algo. independientemente de lo que desarrolló, sintió algo. cuando Einstein llegó a la conclusión de que E=mc^2, al terminar de escribir sobre el papel ese cuadrado, sintió algo.

esa extraña sensación es la que sigo teniendo en mis papilas gustativas. esta serendipia es la que me mantiene aún despierto. es tanta mi incredulidad que llevo 6 canciones sin poder avanzar mas que un renglón.

alguna vez escuché la frase "la vida te sorprende cuando menos te lo esperas". eso es obvio, si te lo esperaras, entonces ¿dónde queda la sorpresa? pues "arresulta" ser que hoy, cuando menos me lo esperaba (ja) la vida me sorprendió. agarró, me dio una cachetada y por si fuera poco, me escupió. me dijo "órale cabrón, despierta".

y pues así pasa cuando sucede. de pronto, y para no perder la costumbre, mi pequeña y ahora dolorida mente comienza a hacer planes, a atar cabos, a crear historias, a imaginar escenarios, a tararear canciones, a presentir momentos.

"i wanna play it cool", menciona el pre-puber justin bieber en alguna de sus conocidas canciones. y es ahora cuando mi "pre-cargada" impaciencia comienza a carcomerme poco a poco mis ansias, mi alma...

realmente no es mi alma.

y esque son esos pequeños, muy pequeños detalles los que construyen rascacielos. las vigas y el hormigón, cualquiera lo puede poner. un tornillo, asi de pequeño e "insignificante" puede ser la diferencia entre la vida y la muerte, entre creer o no, entre saltar o arrepentirte, entre huir o quedarte, entre atreverte a despertar o seguir en el letargo, soñando que un día despertarás.

"tu no sabes lo que haces cuando llamas y me dices que me amas"

se acabó la leche y tengo mucha sed. necesito terminar esto y aun no encuentro una manera lo suficientemente impactante y digna de terminar con estas palabras.

"llegaste cuando menos te esperaba, desde que estás conmigo no me falta nada..."

son tantas las cosas que tengo enclaustradas en mis sesos, que sé que entre menos diga, será mejor para toda la humanidad. lo único que puedo decir, es que a partir de hoy, mi alma ya no es la misma, dio un giro a la izquierda intempestivamente. y eso, eso me agrada demasiado.